Biomarcadores digitales para la enfermedad de Alzheimer

Biomarcadores digitales para la enfermedad de Alzheimer

Hace poco, publiqué una nota que hablaba de cómo el espacio digital se ha abierto cada vez más en el campo de la salud. Tanto así, que se está empezando a hablar de biomarcadores digitales, algo impensado hace un par de años, en particular para apoyar en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.

 

El ángulo está dado por la necesidad de contar con buenas herramientas de  evaluación que sean de fácil acceso y que aprovechen los avances en tecnologías móviles que están globalmente distribuidas…

 

Hablamos de teléfonos y relojes inteligentes, tabletas, anillos e incluso prendas de vestir con sensores; que se puedan utilizar para detectar masivamente enfermedades neurodegenerativas de manera oportuna y económica. Por ejemplo:

 

  • – Los micrófonos pueden detectar el ruido ambiental y la calidad de la voz, que se ve afectada en pacientes con enfermedades neurodegenerativas.
  • – Las pantallas táctiles pueden probar las habilidades motoras del paciente al deslizar, escribir e interactuar con un video juego.
  • – Las cámaras pueden registrar los movimientos oculares, la mirada y los reflejos pupilares, así como capturar rasgos de expresión facial, que cambian cuando uno sufre de una enfermedad como el Alzheimer.
  • – El acelerómetro, giroscopio y magnetómetro pueden ser usados para rastrear la actividad física.

 

Tanto es así, que se está empezando a hablar de biomarcadores digitales, que no son más que patrones de respuestas obtenidas por interacción de pacientes con herramientas digitales que se correlacionan fuertemente con una condición de salud.

 

En particular los biomarcadores digitales de Alzheimer que más se están usando son:

  • – Sacadas: sacadas en la lectura (movimientos oculomotores)
  • – Preferencia por la novedad (movimientos oculomotores)
  • – Reflejo de constricción en respuesta a estímulos (movimiento oculomotor-pupilar)
  • – Movimiento-función motora general
  • – Control de la motricidad fina del movimiento
  • – Velocidad de la marcha, la longitud de la zancada y la simetría de la marcha
  • – Habla y uso del lenguaje

Eso sí, al igual que un biomarcador tradicional, uno digital tiene que pasar por validación clínica. Lo increíble es que desde 2014 a la fecha se han registrado más de 438 estudios clínicos en el mundo de los cuales 178 (26%) han sido en Neurología.

 

Esta es una disciplina que está recién partiendo, pero que viene con mucha fuerza ¿Han visto algún desarrollo en esta área en Latam? El primero que se me viene a la mente es ViewMind Cuéntenme si sabes de otros!

Deja un comentario

Suscríbete

Ingresa tus datos aquí y entérate de las últimas novedades sobre ciencia y negocios.