CIA vs. Silicon Valley: El gran desafío de reclutar y retener a talento de valor

CIA vs. Silicon Valley: El gran desafío de reclutar y retener a talento de valor

Durante muchos años, la CIA ha sido un lugar donde la investigación ha puesto en marcha el desarrollo de grandes tecnologías, incluso liderando en campos como la inteligencia artificial y la biotecnología. Sin embargo, la agencia de espionaje más famosa de Estados Unidos tiene un competidor, que al parecer aún no logra vencer: Silicon Valley.

 

Ciertamente, se ha convertido en un gran desafío reclutar y retener el talento necesario. Sobre todo, porque la agencia no puede igualar los salarios ni la reputación que ofrece Silicon Valley. 

 

En consecuencia, la CIA ha creado un nuevo laboratorio federal que le otorga a sus oficiales, la capacidad (sin precedentes) de ganar dinero con inventos que provienen de la agencia. Su solución lleva por nombre: CIA Labs. Un modelo que intentará reclutar talento técnico, ofreciendo distintos incentivos a quienes trabajan allí. 

 

¿Su nuevo discurso de reclutamiento de tecnología? ”Más patentes, más ganancias” 

 

En este sentido, los oficiales de la CIA podrán por primera vez  registrar públicamente patentes sobre la propiedad intelectual en la que trabajan y cobrar una parte de las ganancias, obteniendo el 15% de los ingresos totales de la nueva invención con un límite de $150,000 dólares por año. 

 

Eso podría duplicar la mayoría de los salarios y hacer que el trabajo sea más competitivo con Silicon Valley. Lo que CIA Labs pretende hacer de manera diferente es enfocarse hacia adentro para atraer y luego retener a más científicos e ingenieros.

 

Por supuesto, los esfuerzos para desarrollar nuevas tecnologías se encuentran con preguntas sobre cómo realmente se utilizarán, especialmente en una agencia que ha sido un instrumento fundamental detrás del poder de los Estados Unidos. 

 

Una vez participé como asesor de un proyecto que necesitaba hacer una actualización tecnológica a unos vehículos de guerra. El proceso era tan engorroso y el mandante estaba tan enfocado en contratar específicamente lo que pedía, que el trato no prosperó. Sin embargo, quedé con la impresión de que si hubieran abordado su necesidad, siguiendo la lógica de un CIA Labs, quizás las capacidades de innovación y de desarrollo tecnológico de nuestras agencias de defensa hoy serían distintas.

Deja un comentario

Suscríbete

Ingresa tus datos aquí y entérate de las últimas novedades sobre ciencia y negocios.