Digital Health: La (no tan) nueva forma de atención en el ámbito de salud que llegó para quedarse.

Digital Health: La (no tan) nueva forma de atención en el ámbito de salud que llegó para quedarse.

Hoy quiero tocar un tema que ha avanzado a través de los años, y que pareciera que con la pandemia se convirtió en un catalizador para su implementación. Se trata de avances tecnológicos en torno a la salud. En un principio se le conocía como E-Health, después como Health Technology, y diría que ya el concepto se está consolidando como “Digital Health”.

 

Participando en varias conversaciones con empresas, emprendedores, reguladores, agencias de promoción de desarrollo biomédico en el espacio digital de distintos lugares del mundo, he llegado a la conclusión que cada vez más personas están más abiertas a la posibilidad de tener prestaciones de salud dentro de un contexto digital. Esto todavía no es 100% posible, pero estoy seguro de que de existir alguna gran empresa de tecnología que pueda hacerse cargo de la atención sanitaria de una persona por medio de herramientas digitales, es posible que consiga un gran porcentaje del mercado rápidamente.

 

Una de las razones por las cuales este fenómeno ha ocurrido, se basa en que las personas buscan más flexibilidad en los servicios, y ajustarlos a sus estilos de vida. Por ejemplo, en muchos casos tener una consulta presencial ya no es necesario. Con el uso de canales digitales, esto es posible y sin la necesidad de transportarse a distintos lugares para tener una consulta médica.

 

La penetración de las tecnologías de la información en salud, se ha manifestado en varias dimensiones. Por ejemplo:

 

– Softwares de administración de los hospitales, los cuales optimizan y monitorean la actividad de cada uno de sus pacientes para mejorar su servicios y su atención.

– La telemedicina, la cual durante la pandemia se volvió cada vez más común, y más  segura.

– Más recientemente, la salud digital orientada al cambio de comportamiento en salud mental, bienestar, sueño y adicciones. Todos estos aspectos pueden ser intervenidos en masa con herramientas digitales y a su vez tener una calidad similar a la que tienen las intervenciones presenciales.

– La salud femenina también se ha visto intervenida por estas herramientas, por ejemplo con sistemas de monitoreo del período y ciclo menstrual e incluso reportes de estados hormonales.

 

Como les comenté antes, las tecnologías de la información están cada día más presentes en la salud de las personas, y hoy pueden incluso prevenir enfermedades. Por ejemplo, hay “wearebles” conectados a una app, que si detectan variación en el ritmo cardíaco o frecuencia respiratoria y no se está haciendo ejercicio, envían una alerta. 

 

También se pueden usar para detectar en forma temprana dolencias o enfermedades, sobre todo las relacionadas con imágenes, como por ejemplo tomarle fotos a tu piel y que puedan detectar algún cambio que pueda ser significativo.

 

Por otra parte, contribuyen a potenciar las capacidades de los doctores o de las enfermeras. Robots que ayudan a operar, brazos mecánicos que pueden hacer giros o movimientos que nuestra anatomía no lo permite, láseres de precisión, entre muchas otras.

 

Yendo a un aspecto más técnico, existen las ‘omicas’ que integran muchos parámetros, usando el poder de los computadores, pero analizando datos, que tienen su origen en biología.

 

Esto ya no es un espacio solo para Biotechs, las Big Techs se están moviendo con fuerza y tomando posiciones dominantes. Algunas de las iniciativas de salud de los gigantes tecnológicos durante el 2021 han sido las siguientes::

 

– Facebook: Está trabajando en un smartwatch que contendrá un monitor para el corazón

– Apple: Lanzó nuevos programas Fitness+ para mujeres embarazadas, personas mayores, grupos que a menudo se pasan por alto en el estado físico.

– Google: Lanzó su primer dispositivo médico, Derm Assist: una app que ayuda a los dermatólogos a diagnosticar condiciones en la piel.

– Amazon: Firmó acuerdos con varias empresas para su servicio de salud a pedido Amazon Care y lanzó AmazonDx.com al público.

 

A pesar de que este entorno digital puede ser muy cómodo, los pacientes quieren seguir teniendo un trato personalizado, lo que será un reto lograr en caso de que las “máquinas” sean las que se encarguen de muchos de estos procesos. Por ende, deberá existir un enfoque que busque potenciar el vínculo y generar una comunicación más segura, directa e instantánea entre el proveedor de salud y el paciente.

 

El hecho de que muchos procesos migren al entorno digital no quiere decir que tengamos que volvernos cada vez más “adictos” a un celular, para llevar un registro de nuestro estado de salud, de hecho, lo que queremos es depender menos del dispositivo, sin sacrificar la ubicuidad de sus servicios. Un enigma que aún no se ha resuelto. 

Deja un comentario

Suscríbete

Ingresa tus datos aquí y entérate de las últimas novedades sobre ciencia y negocios.