La Biotecnología en tiempos de la crisis de 2010

La Biotecnología en tiempos de la crisis de 2010

Con la actual crisis financiera en Europa y lo que ha pasado en el mundo desde la crisis subprime en USA en 2008, para nadie es un misterio que la industria biotecnológica está viviendo momentos difíciles.Con la actual crisis financiera en Europa y lo que ha pasado en el mundo desde la crisis subprime en USA en 2008, para nadie es un misterio que la industria biotecnológica está viviendo momentos difíciles.Con la actual crisis financiera en Europa y lo que ha pasado en el mundo desde la crisis subprime en USA en 2008, para nadie es un misterio que la industria biotecnológica está viviendo momentos difíciles.Con la actual crisis financiera en Europa y lo que ha pasado en el mundo desde la crisis subprime en USA en 2008, para nadie es un misterio que la industria biotecnológica está viviendo momentos difíciles.Con la actual crisis financiera en Europa y lo que ha pasado en el mundo desde la crisis subprime en USA en 2008, para nadie es un misterio que la industria biotecnológica está viviendo momentos difíciles.Con la actual crisis financiera en Europa y lo que ha pasado en el mundo desde la crisis subprime en USA en 2008, para nadie es un misterio que la industria biotecnológica está viviendo momentos difíciles.Con la actual crisis financiera en Europa y lo que ha pasado en el mundo desde la crisis subprime en USA en 2008, para nadie es un misterio que la industria biotecnológica está viviendo momentos difíciles.Con la actual crisis financiera en Europa y lo que ha pasado en el mundo desde la crisis subprime en USA en 2008, para nadie es un misterio que la industria biotecnológica está viviendo momentos difíciles.

Por ejemplo, un estudio reciente de Venture Valuations muestra que el nivel de financiamiento de empresas biotecnológicas Europeas bajó dramáticamente en Octubre 2011. Tan solo un mes antes (septiembre 2011), el nivel de financiamiento de las empresas biotecnológicas en Europa fue de US$ 147 millones bajando a un total de US$43 millones en Octubre.

 

Eso significa que las empresas biotecnológicas están pasando por momentos muy difíciles pues no están consiguiendo inversión de capitalistas de riesgo, fondos de inversión, inversionistas ángeles, entre otros. Sin embargo, eso implica que algunos proyectos interesantes, con buena ciencia, bien ejecutados y con potencial de alto impacto se están quedando sin “combustible” para seguir adelante.

 

Esta baja en el financiamiento de la industria biotec, se ha convertido en una tremenda oportunidad para empresas farmacéuticas, con harto dinero en caja, para ir de compras y hacer más tratos -con términos comerciales más favorables- con las empresas biotec pequeñas que tengan los mejores proyectos. En el Wall Street Journal, Dan Zabrowski de la Farmacéutica Roche dijo que están haciendo entre 50 a 60 tratos con empresas biotecnológicas este año, en comparación con 30 tratos al año antes de la crisis.

 

Así por ejemplo, Roche sacó al mercado una droga (Zelboraf) contra el cancer de la piel en colaboración con una biotecnológica de USA, Plexxikon Inc. y está a punto de sacar otra droga (vismodegib) para la misma indicación en un trato que desarrolló con la biotec de Estados Unidos, Curis Inc.

 

No solo se espera que las farmas grandes se compren los mejores proyectos biotecnológicos disponibles, sino que también varias biotecs pequeñas se fusionen entre sí para sobrevivir, haciendo crecer sus operaciones de I&D, cosa de aumentar las posibilidades de obtener algún candidato a droga exitoso. De hecho, eso ya está pasando, de acuerdo a los consultores Bourne Partners, de USA, el número de empresas biotecnológicas en todo el mundo bajó durante 2011 en un 10%, producto principalmente de fusiones entre empresas. Sin duda, que se va a mantener esa tendencia durante el 2012.

 

En todo momento difícil, como en una crisis financiera, también aparecen las oportunidades y a veces es cosa de “abrir los ojos” para darse cuenta que hay gente muy creativa al rededor. Un ejemplo de eso es el caso de Arteaus Therapeutics, que recibió US$ 18 millones para desarrollar nuevas drogas contra la migraña.

 

Arteaus está desarrollando un anticuerpo para el péptido relacionado con el gen de calcitonina (calcitonin gene-related peptide o CGRP), como un nuevo enfoque para la prevención de la migraña. Los derechos en todo el mundo para desarrollar los anticuerpos han sido licenciados desde una Big Pharma, Eli Lilly and Company, en una colaboración innovadora que aprovecha las capacidades de Lilly y la experiencia en el desarrollo de anticuerpos, con enfoque virtual y uso eficiente del capital, de Arteaus para la consecución de una prueba de concepto clínica. Arteaus, utilizando un equipo de trabajo virtual colabora con expertos de Lilly, para desarrollar sus anticuerpos hasta Fase 2. Una vez finalizado el estudio de fase 2, Lilly tendrá la opción de continuar el desarrollo de los anticuerpos bajo términos comerciales pre-negociados que contienen pagos por hitos y regalías.

 

El secreto para saber si un trato comercial biotecnológico es bueno o malo, pasa por entender justamente los pagos por hitos y regalías. Muy rara vez se informa públicamente cuanto son las regalías en un trato como el de Arteaus y Lilly, por lo general sólo se pueden calcular retroactivamente muchos años después cuando el producto llega al mercado. Es importante entender que el valor global de un trato biotecnológico depende del equilibrio de todos los términos comerciales. Por ejemplo, mientras que las cifras de pago por hitos pueden ser públicas, las condiciones que desencadenan estos pagos por lo general no lo son. A veces también se incluyen en los tratos, pagos por adelantado (up-front payments) que generalmente son el único aspecto totalmente transparente de los tratos biotecnológicos, sin embargo, aún así puede ser difícil evaluar que tan buen negocio puede ser un trato biotec.

 

Por ejemplo, un pago por adelantado inicial, de bajo monto, podría reflejar que el proyecto no es tan buen negocio, o puede interpretarse como una decisión de la biotecnológica de ir por más regalías y ganancias futuras. Siempre me preguntan sobre los porcentajes de regalías para tal o cual producto o tecnología. La verdad es que la respuesta depende de muchos factores tales como lo importante que es para el mercado (pacientes y médicos) tener ese producto final, o si ya existen en el mercado alternativas/competidores. El timing con el que uno sale al mercado a hacer un trato también puede impactar fuertemente las negociaciones. Esto lo sé en primera persona, debido a la experiencia en Andes Biotechnologies. El mercado de ARN de interferencia y sus tecnologías relacionadas (como las tecnologías de delivery) han pasado por períodos de alto (2006-2007) y bajo (2008-2010) interés por parte de las farmacéuticas. Sin embargo, el interés parece haberse recuperado ya que han salido nuevos datos clínicos muy prometedores. Si hubiéramos salido al mercado a hacer tratos con farmacéuticas el año pasado, probablemente no hubiéramos cerrado ninguno.

 

Recomendaciones para estar preparados en tiempos difíciles:

 

Salir a hablar con el mercado lo antes posible y sondear el interés por proyectos en etapas tempranas (descubrimiento, prueba de concepto).
Estar dispuesto a recibir menos dinero por concepto de pago por adelantado, pero insistir en mayores regalías futuras.

Hacer un esfuerzo por hablar con empresas farmacéuticas medianas (Mid-Cap Pharma) o farmacéuticas especialistas (porque aunque en general paguen menos, se preocupan más de tu proyecto y se mueven más rápido).
Aunque tengas sólo proyectos en etapas tempranas, es muy bien visto tener un plan realista de desarrollo hasta Fase I e incluso Fase II. Eso da la sensación que el proyecto tiene menos riesgo e incertidumbre.

Trata de construir una buena historia de tu empresa a través del tiempo, publicando papers, consiguiendo artículos en los medios especializados, presentando en conferencias clave, etc.

Ten listas las respuestas a las interrogantes fundamentales que te han hecho (o se hacen) por tu tecnología.
Maneja las expectativas, siempre promete menos de lo que crees que vas a lograr (under promise and over deliver).
Idealmente trata de crear un ambiente de “subasta” de interesados por tu tecnología o producto, cosa que te la compre el mejor postor.

Mucho éxito en estos tiempos difíciles.

Suscríbete

Ingresa tus datos aquí y entérate de las últimas novedades sobre ciencia y negocios.